Acrobacia aérea - Vuelo Acrobático
logo_texto
 
 
 
 

 

Vuelo Acrobático

La Acrobacia se puede definir como la capacidad de maniobrar con precisión una aeronave en el espacio tridimensional donde se realizan maniobras y piruetas con una aeronave.

La mayoría de las maniobras acrobáticas incluyen la rotación del aparato sobre su eje longitudinal (movimiento conocido como alabeo), su eje transversal (movimiento conocido como cabeceo o su eje vertical (movimiento conocido como guiño). Las maniobras acrobáticas se realizan normalmente enlazadas, lo que requiere un mayor nivel de dominio por parte del piloto pero incrementa enormemente el espectáculo de una demostración acrobática.

 

La Acrobacia supone afrontar riesgos que no aparecen en otros deportes aéreos. Sin embargo, como en cualquier otra actividad, depende de lo seguro o peligroso que el propio piloto quiera hacerlo. Dado que el riesgo a correr es alto, es importante formarse en una escuela con profesores especializados y en aviones
preparados para las maniobras a realizar. Es necesario que el piloto siempre mantenga una distancia prudencial con el suelo y que vuele dentro de sus propias capacidades.

Requiere tanto una buena forma física como control mental. El piloto debe ser capaz de resistir altas aceleraciones, mantener su orientación en el espacio durante las maniobras, ejecutar las figuras acrobáticas con precisión y controlar en todo momento la velocidad y altitud de su avión, así como permanecer dentro del cubo de competición.

Volar, por ejemplo, boca abajo suele desorientar con frecuencia al piloto novel. Otras maniobras pueden ser tan desconcertantes que el piloto debe realizar lo contrario que le piden sus sentidos, en especial el del equilibrio. Es por ello que el Vuelo Acrobático requiere grandes dosis de entrenamiento combinadas con una absoluta pulcritud en las medidas de seguridad a seguir. Conforme se practica este deporte, el cuerpo se va adaptando mejor a las maniobras. La Acrobacia puede que sea uno de los deportes más difíciles y complejos pero que, en compensación, trae enormes experiencias.

Historia

Durante los primeros años de la aviación, algunos pilotos usaban sus aviones para entretener al público en exhibiciones aéreas. Las maniobras realizadas, escogidas por su belleza o peligrosidad, no tenían mayor propósito que el de impresionar a los espectadores. En Estados Unidos las exhibiciones no dejaban de ser un pasatiempo, en el viejo continente comenzó a ser un deporte de competición. En 1934, organizan en París los primeros Campeonatos Mundiales de Acrobacia, con nueve representantes de seis países, todos ellos europeos, en presencia de más de 150.000 espectadores. La competición duró dos días. En el primer día, los participantes tenían que realizan un programa obligatorio de ocho minutos de duración, mientras que en el segundo día se estableció ocho minutos de programa libre. El resultado fue nefasto. Dos pilotos murieron durante la prueba y un tercero quedó gravemente herido. Aún así, la competición continuó y la afición conseguida fue tal, que en 1936 la acrobacia aérea fue deporte de demostración en las Olimpiadas de Berlín.

La Acrobacia como deporte cruza el Atlántico y, en Estados Unidos, se establece el Trofeo Freddie Lund para promocionar la acrobacia de precisión. Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la posterior Guerra Fría paraliza por completo las competiciones internacionales. Únicamente en el Reino Unido comienza de forma tímida el Trofeo Lockheed en 1955, que será el germen del Campeonato Mundial de Acrobacia que se realizará al otro lado del telón de acero, en Bratislava (Checoslovaquia) en 1960.

Desde 1960, se han mantenido competiciones internacionales cada dos años de forma ininterrumpida excepto en 1974, debido a la crisis del petróleo, y en 1992 cuando se canceló debido a las malas condiciones meteorológicas. Desde el año 2001, los Campeonatos Mundiales se celebran en los años impares como el 2007. Sin embargo, los Campeonatos Europeos se celebran en los años pares.

Seguridad en Vuelo

En Vuelo Acrobático es habitual alcanzar fuerzas de hasta 6 Gs. Aunque un piloto de acrobacia ilimitada en una rutina de competición llega a alcanzar los 12G y hasta -7G, aunque lo habitual estar entre 10G y -6G, en cualquier caso muy por encima de los 4 ó 5 Gs que experimenta un piloto de Fórmula 1.

En una aceleración con Gs positivos, la sangre tiende a irse a las piernas, y el cerebro recibe menos aporte de oxígeno. Como consecuencia, se producen perturbaciones de la visión: es más difícil coordinar los músculos. Por lo general, entre 2 y 7 Gs se produce, en primer lugar, la visión gris y posteriormente la pérdida completa de visión, al reducirse el oxigeno que llega de la retina. Aunque en todo momento se mantiene la conciencia.

En los Gs negativos, la sangre se va a la cabeza, sintiendo el piloto en primer lugar una congestión. La cara se enrojece y los vasos sanguíneos de los ojos comienzan a dilatarse. Algunos pilotos han experimentado hemorragias tanto en los ojos como en la piel. El cerebro puede tolerar valores de Gs negativos medios. El aumento de la presión sanguínea en cuello y pecho produce casi siempre una reducción en el ritmo cardíaco que puede provocar incluso arritmia durante los segundos posteriores a la maniobra. En última estancia, el estancamiento de la sangre en el cerebro puede producir también pérdida de conciencia. Sin embargo, el efecto sobre el cuerpo humano depende de cada individuo.

Desde el punto de vista acrobático, una de las maniobras que más demandan al piloto es el llamado ocho vertical. En esta maniobra el piloto soporta fuerzas de -5.2 Gs, mientras que pocos segundos más tarde se encuentra en la parte inferior aguantando fuerzas de +5 Gs. La variación en apenas 10 segundos de 10 Gs evita que el corazón se adapte a este cambio y tienda a reducir su ritmo. Esto produce un menor aporte sanguíneo al cerebro que puede llegar a producirla inconsciencia.

La resistencia del piloto a las aceleraciones en vuelo aumenta con una buena forma física y con muchas horas de entrenamiento.

Una medida de seguridad a tomar, y no por ello menos fundamental, es la precaución. No se debe realizar una maniobra que no se haya realizado antes bajo la correcta supervisión. Tampoco debe realizarse en un avión que no se haya volado antes, ya que distintas aeronaves tienen distintas respuestas a los mandos. Como es de esperar, tampoco es posible realizar maniobras acrobáticas sobre poblaciones o agrupaciones de personal, así como en el espacio aéreo controlado.

Los aviones acrobáticos normalmente se clasifican en dos categorías: aviones acrobáticos y aviones capaces de realizar maniobras acrobáticas. Los aviones acrobáticos, como el Pitts Special, el Extra 200 y 300, y el Sukhoi Su-29 están diseñados con el objetivo de obtener las mejores prestaciones en vuelo acrobático. Este diseño conlleva una pérdida de funcionalidad general, como capacidad turística (autonomía, capacidad de carga, número de pasajeros) o facilidad de manejo. En un nivel básico, los aviones capaces de realizar maniobras acrobáticas pueden ser fáciles de manejar, tener una buena capacidad turística mientras mantienen la capacidad de realizar acro bacia básica.

 

La acrobacia en formación se realiza en grupos de hasta 16 aviones normalmente, aunque la mayoría de equipos vuelan entre 4 y 10 aviones. Muchos equipos acrobáticos forman parte de las fuerzas armadas de los países, aunque también los hay que vuelan gracias a patrocinadores comerciales. Es común el uso de humo durante las demostraciones, para enfatizar las rutinas realizadas y añadir espectacularidad a las rutinas acrobáticas, así como una decoración espectacular de los aviones. Los equipos militares suelen utilizar los colores de la bandera nacional durante sus actuaciones.

Los equipos acrobáticos vuelan en formaciones cerradas en las que los aviones no están a la misma altura ni exactamente por debajo de otro avión, para evitar las turbulencias producidas por los aviones precedentes, gases del motor etc... sino que cada avión vuela ligeramente por debajo de su inmediato anterior, o al mismo nivel.

Las maniobras realizadas en aviones a reacción tienen un alcance limitado, ya que estos aviones no pueden aprovecharse del efecto giroscópico que producen las hélices. Además, su necesidad de volar más rápido aumenta el tamaño de las figuras y el tiempo que está el piloto expuesto a altas aceleraciones. Los aviones a reacción, normalmente militares, suelen volar en formación lo que limita también las maniobras que pueden realizar con seguridad.

La práctica del deporte

En España, no existe una licencia específica que identifique a un piloto como acrobático. Aunque sí es necesario que el alumno tenga en vigor la licencia de Piloto Privado y muy recomendable que haya realizado más de 100 horas de vuelo. Es conveniente inscribirse en una escuela de Acrobacia, para que personal especializado nos enseñe correctamente y nos corrija.

Existen varios niveles de Acrobacia a los que el alumno-piloto asciende dependiendo de su progresión. Las primeras fases del aprendizaje se suelen basar en el aprendizaje de la administración y control de la energía generada durante el vuelo, es decir, saber compensar la velocidad con altura y viceversa. El tipo de avión empleado al principio suele ser un entrenador básico, como la Cessna C-150 Aerobat, la Decathlon, la Yak-52 o la Cap 10.

MODELO

Asientos

Potencia (CV)

Capacidad acrobática +G / -G

Velocidad Max (nudos)

Cessna C-150 Aerobat

2
110
+6 / -
110

Super Decathlon

2
180
+6 / - 4,5
160

Pitts 52A

2
200
+9 / - 5
176

Extra 300

2
300
+10 / - 10
220

Sukhoi 26

1
360
+12 / - 10
243

Posteriormente, se suelen realizar maniobras no usuales, como el vuelo invertido, giros pronunciados, barrenas y rizos. Las clases suelen ser caras, en comparación, con una clase convencional, sin embargo, hay que tener en cuenta que es necesario emplear aviones de altas prestaciones y que han de someterse a intensas revisiones estructurales.

Resulta obligatorio para la práctica de la Acrobacia el tener un seguro de responsabilidad civil que pague los potenciales daños que podamos causar.

La Competición

Dependiendo fundamentalmente de la dificultad de las maniobras a realizar, existen varias categorías de competición en Acrobacia Aérea: Elemental, Deportiva, Intermedia, Avanzada e Ilimitada. La diferencia entre categorías consiste en las limitaciones del tipo de figuras a hacer en los programas, de ahí por ejemplo

En Elemental, por ejemplo, se realizan rizos, toneles, barrenas y ángulos de 45°.
En Deportivo, se añaden los toneles por tiempos, mientras que en la Intermedia se realizan rápidos y así progresivamente hasta que al llegar a la ausencia de limitaciones.

En la Categoría Elemental los aviones tienen el ala reforzada para soportar fuerzas de +7/-5 Gs, que el piloto debe respetar durante la prueba. Si exceden estos límites, será descalificado automáticamente. En la Categoría Avanzada, los aviones están limitados en potencia hasta los 260 CV, salvo excepciones. Finalmente, la Categoría Ilimitada permite volar con cualquier tipo de avión certificado para Acrobacia y con las prestaciones necesarias.

Recientemente, la Federación Aeronáutica Internacional ha incluido también otra categoría denominada Yak-52, en un intento de hacer un torneo internacional monomarca y accesible a pilotos sin grandes costes. Su nivel de dificultad es mayor que el Intermedio situándose cerca del Avanzado, pero diseñado para las limitaciones estructurales del Yak-52.

Durante la competición acrobática, el piloto realizará hasta 20 figuras distintas, que tendrán que ser perfectas en posición y forma, independientemente de la meteorología y del viento existente.

Todas las maniobras han de realizarse dentro de la llamada caja acrobática, que es un cubo imaginario de 1.000 m de lado en su planta y cuya altura dependerá de la categoría donde compita el piloto. Las más bajas tienen una altura mínima más alta con el fin de proporcionar una margen adicional respecto del suelo. En todos los casos, se produce la descalificación automática del participante, si excede la mitad de la altura mínima para su categoría:

Categoria

Programa libre

Altura máxima

Altura minima

Altura de descalificación

Elemental

-
1300 metros
300 metros
150 metros

Avanzada

si
1100 metros
200 metros
100 metros

Limitada

si
1000 metros
100 metros
50 metros

 

En España, una de las competiciones de Acrobacia aérea más popular es la Copa Triangular de Vuelo Acrobático, organizada por el Club Acrobático Central, que se realiza en tres ciudades de la geografía peninsular a lo largo del año y que reúne a 50 pilotos de más de diez países.
A nivel internacional, los Campeonatos Mundiales de Acrobacia son organizados por la Federación Aeronáutica Internacional los años impares a partir del año 2001, mientras que el Campeonato de Europa se celebra los años pares. En ambos casos, la duración es de 7 a 12 días.

En el 2002, el comandante de Iberia Ramón Alonso consiguió el Campeonato de Europa de Acrobacia, además de haber sido en numerosas ocasiones Campeón de España. Mientras que en 2006, el equipo acrobático español formado por Castor Fantoba, Juan Velarde y Juan Socias se alzan con la medalla de plata de los Campeonatos Europeos que se celebraron ese año,
alcanzando Fantoba la medalla de oro en el programa P3 o Segundo Desconocido. En los campeonatos mundiales de 2007, Ramón Alonso se alzó con el título de Campeón del Mundo, mientras que el equipo español de Acrobacia, entrenado por Vytas Lapenas, consiguió la medalla de plata. Otros pilotos acrobáticos de renombre son Sergio Pía, Anselmo Gámez y Alejandro Maclean, este último seleccionado como piloto participante en las Red Bull Air Races.

Vuelo Acrobatico en Helicopteros EC-120B- Patrulla ASPA

 

Aunque no encuadradas dentro de las competiciones acrobáticas, existen en España varias patrullas acrobáticas de renombre internacional. En primer lugar, la Patrulla Águila formada por pilotos del Ejército del Aire que vuelan aviones de entrenamiento C-101, de fabricación española. También es necesario reconocer la labor de la espectacular Patrulla Acrobática ASPA, formada por helicópteros Eurocopter Colibrí de la Escuela de Helicópteros de Armilla (Granada). Pero la que tiene, sin lugar a dudas, un puesto más cercano al aviador medio es la Patrulla Acrobática Privada Jacob 52, fundada en 1997 por Tomás Buergo, que en los últimos años ha contribuido significativamente a acercar el Vuelo Acrobático al gran público. Recientemente, Castor Fantoba y Juan Velarde han formado la Patrulla Culebra, que está llamada a ser una de las agrupaciones de mayor éxito internacional.

 

 

 

 

 
competiciones deportes aereos
Red_Bull_Air_Rece
Bautismo Aéreo
Fuerza aérea española
 
webs_amigas
cookies
x
Uso de Cookies - Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para analisis, contenido personalizado y publicidad. Si continua en esta página web, consideramos que acepta su uso. Más información