Parapente
logo_texto
 
 
 
 

 

Parapente

parapente

El deporte del parapente es la forma más sencilla y emocionante de volar y también el aparato volador más ligero que existe: un equipo de vuelo completo ronda los 20 kg., y se despega y aterriza con los pies. Se utiliza un planeador dirigible, semirígido y muy ligero que se maneja fácilmente. Este planeador es simple: el aire entra por la parte delantera e infla el interior de las dos telas, superior e inferior. La tela del planeador actúa igual que el ala de un avión, empujando hacia arriba y permitiendo mantener el vuelo.

El parapente va unido mediante finas cuerdas de material altamente resistente a un arnés en el que el piloto va sentado disponiendo de un mando en cada mano que, al accionar la parte trasera de cada semi-ala, le permite variar la trayectoria de vuelo.

Debido a las altas prestaciones de los actuales parapentes ya no se necesitan pronunciadas pendientes para despegar, basta con una ladera enfrentada al viento que debe tener una intensidad entre 10 a 25 k/h minimo y un maximo de 50 kilómetros/hora. El fácil manejo y la accesibilidad a la zona de vuelo hace que sea uno de los deportes aéreos más accesibles y populares.

Siempre se aprendera a volar en una buena escuela, mejorando posteriormente los conocimientos propios y la habilidad en el aire, además de utilizar el equipo más adecuado a cada persona.

Componentes Parapente:

Campana o vela, suspentaje, bandas, arnés o silla de pilotaje; además, es necesario paracaídas de emergenecia, casco, emisora, calzado resistente y variómetro

 

El parapente nació a finales de los años 70 como una derivación del uso de paracaídas para descender desde montañas con fuertes pendientes, de ahí su nombre 'para-pente'. Los primeros parapentistas eran en su mayoría escaladores que buscaban una manera sencilla de bajar de las cumbres una vez que las habían alcanzado, pero su evolución hacia verdaderos planeadores capaces de engancharse a las corrientes térmicas ascendentes, subir y mantenerse en el aire durante horas convirtió al parapente en un deporte en sí mismo, recreacional y competitivo, que hoy practican miles de personas en todo el mundo y que cuenta con circuitos de competición de alto nivel para sus dos disciplinas, el vuelo de distancia o ‘cross-country' y la acrobacia.

Biplaza, es un parapente diseñado para llevar el peso de dos personas, el piloto y el pasajero, sin necesidad de que el pasajero tenga ningún conocimiento previo de esta forma de vuelo. El despegue se realiza como en un parapente normal y de él se encarga el piloto, el pasajero sólo debe seguir unas sencillas instrucciones Vuelos de bautismo, si nunca has volado no es necesario que hayas hecho el curso de parapente : prueba la incomparable sensación de volar junto a un piloto experto en un vuelo biplaza
En un vuelo biplaza el pasajero puede llevar, si lo desea, una cámara fotográfica para fijar algunas de las maravillosas imágenes que se tienen a vista de pájaro.

Es importante realizar este tipo de vuelo con un piloto que tenga titulación y licencia para volar en biplaza. En España la Federación Aeronáutica exige a estos profesionales la licencia de piloto biplaza para que cuenten con el seguro asociado que cubre a piloto y pasajero en caso de un mal aterrizaje o un accidente mayor pues, aunque el vuelo en biplaza es de los más seguros, no está exento de los riesgos de cualquier actividad aérea

Practica

Para poder practicar el deporte del Parapente es necesario conseguir el titulo de alumno avanzado. En España es necesario superar un curso de iniciación y perfeccionamiento en una escuela reconocida por la Federación Aérea de cada comunidad autónoma y se haya superado un examen teórico_practico, además de haber realizado al menos 50 vuelos de altura.

Con dicho título, el Alumno Avanzado podrá volar en zonas reconocidas, aunque no participará en ninguna competición ni empleará parapentes de alto rendimiento. En el caso de que se emplee el torno como sistema de despegue en su zona de vuelo, el Alumno Avanzado deberá conseguir una habilitación especial que le capacite para su uso.

Durante esta fase, numerosas escuelas emplean un simulador, que consiste en colgar del techo todas las cuerdas de suspensión. En dicho simulador, el alumno practicará la técnica del despegue, la comunicación por radio o el lanzamiento del paracaídas, consiguiendo que gane confianza en sí mismo y automatice los movimientos.

 

Una vez transcurrido un año y tras realizar un mínimo de 50 vuelos en cinco zonas distintas, convenientemente anotadas en el Libro de Vuelos y certificadas por un piloto, el alumno puede optar al título de Piloto de Parapente. Este le capacita para volar en zonas no reconocidas y a participar en competiciones regionales. Si, además, el piloto queda entre los 20 primeros en alguna de estas competiciones, puede optar al título de Piloto de Parapente de Competición, abriéndose la puerta a las internacionales.

En la legislación española, para conseguir el título de Piloto de Paramotor es necesario haber realizado el curso correspondiente de Paramotor en una escuela reconocida por la Federación Aérea, además de aprobar el necesario examen teórico-práctico.

Competición

Al igual que en otros deportes aéreos, en el Parapente existen competiciones de aterrizaje de precisión, donde los participantes deben tocar con el pie lo más cerca posible de la diana. Si lo hace con cualquier otra parte de su cuerpo, recibirán automáticamente la máxima penalización. Si el competidor toca con ambos pies simultáneamente y no es posible determinar el punto exacto de aterrizaje, los jueces asumirán siempre la mayor de las distancias registradas.

Con el fin de medir la distancia al centro de la diana, se introduce un dispositivo electrónico de 15 centímetros de radio. A su alrededor, se suelen situar círculos de 0,5 / 2,5, 5 y 10 metros de radio tanto para apreciar mejor la diana desde el aire como para medir aquellos aterrizajes menos precisos.

La competición se desarrolla a lo largo de varias mangas o intentos, siendo la puntuación final la suma de todos los aterrizajes realizados por cada deportista. Únicamente cuando la competición consista en cinco o más mangas, se podrá eliminar la peor puntuación obtenida para realizar el cálculo final. En cualquiera de las mangas, los jueces pueden pedir que se repita el aterrizaje si, por ejemplo, el fuerte viento ha podido influir en un participante, si no se ha llegado a un acuerdo sobre el punto de aterrizaje o si ha habido algún tipo de distracción externa que haya podido afectar a los resultados.

En los aterrizajes de precisión también se puede competir por equipos. En este caso, se contabilizarán los puntos acumulados por los mejores de cada equipo, dejándose normalmente al criterio de cada organización cuántos miembros de cada equipo serán contabilizados. Por ejemplo, en equipos de cinco miembros, se suelen contabilizar únicamente los tres mejores. A mayor número de cajones, mejor aerodinámica y más posibilidades de ganar.

Homologaciones

La DHV homologa los parapentes en los niveles:

1.- Escuela - Son las alas que se utilizan en las escuelas para aprender los fundamente básicos del vuelo. Su rendimiento no es muy alto, pero su nivel de seguridad sí que lo es.
1-2.- Iniciación - intermedias. Para pilotos noveles y expertos que vuelen unas 50 hs. al año. Son un buen compromiso entre seguridad y rendimiento, pues de la misma forma que las puede volar un piloto recién salido de escuela para así progresar, también las vuelan pilotos experimentados que quieran realizar vuelos de entidad exprimiendo todo su potencial y manteniendo un alto grado de seguridad.
2.- Intermedias - Requieren ya un pilotaje exigente y están dirigidas a pilotos que vuelen un mínimo de 100 hs. al año. Su rendimiento es alto, pero también es alto el nivel que requiere el piloto para poder volarlas dentro de unos márgenes seguros.
2-3,- Intermedias-avanzadas - Pilotaje experto y dirigidas a pilotos con unas 200 hs. de vuelo al año.
Competición - Como su nombre indica, dirigida exclusivamente a pilotos de competición con un gran número de hs. de vuelo anuales y un pilotaje acreditado. Su rendimiento es superior a las demás, pero el piloto debe ser consciente que sus reacciones, ante condiciones de vuelo duras, serán muy violentas y requerirán de una acertada intervención para regresar a un vuelo normal.

Como elegir nuestro Parapente


Es muy importante para volar con seguridad, no equivocarnos a la hora de comprar una vela. Para ello debemos de tener en cuenta una serie de criterios:

1. A la hora de elegir nuestro parapente tiene que ver mucho nuestro nivel de pilotaje. 1.- Escuela. 1-2.- Iniciación - intermedias. 2-3,- Intermedias-avanzadas. Competición.
2. Tener en cuenta el número de horas que volaremos al año. Si no excede de 100 hs. elegir una Iniciación, Iniciación - intermedias, a lo sumo, son las preferidas por la mayoría de los pilotos.
3. Elegir de entre los modelos más modernos. De esta forma nos aseguramos de que la vela incorporará la tecnología y diseño más reciente.
4. Haber leído los resultados de los test y la valoración que hagan las revistas y publicaciones especializadas.
5. Recabar información y puntos de vista de entre los pilotos que las vuelan y, a poder ser, con más experiencia que nosotros.
6. Elegir la talla adecuada.
7. Elegir el color. Normalmente los colores más claros son más resistentes a las radiaciones solares.

 

Selección Española Parapente MANILLA 2007

 

Existe también una modalidad de acrobacia aérea, tanto en solitario como por equipos. Asimismo, existen diversas bandas o reconocimientos que proporciona la Federación Aeronáutica Internacional, FAI, en los vuelos de distancia, tal y como muestra la tabla adjunta.

CATEGORÍA EAGLE DISTANCIA MÍNIMA

DURACIÓN MÍNIMA

ALTURA GANADA
Banda Delta de Bronce 15 Km. 1 horas 500 metros
Banda Delta de Plata 30 Km. 3 horas 1.000 metros
Banda Delta de Oro 75 Km. 5 horas 2.000 metros
Diamantes 125 Km.   3.000 metros

Además de las pruebas de navegación o de aterrizaje de precisión, existen las específicas del Paramotor como son: economía o manejabilidad. En las competiciones de economía, todos los participantes despegan con la misma cantidad de combustible en sus depósitos, ganando aquel que permanezca más tiempo en el aire. Antes de la prueba, los jueces purgan la gasolina de cada motor y lo dejan funcionando hasta que se para. A continuación, añaden dos litros de combustible y se establece un tiempo máximo para el despegue. Cuando el competidor determine que se producen las condiciones óptimas de térmicas dentro de esa ventana de tiempo, despegará. El motor se emplea durante los primeros minutos para ganar altura y buscar térmicas. Una vez encontradas, se suele parar el motor y se aprovecha para ganar altura gratuitamente. El reencendido en vuelo no siempre está garantizado y supone siempre uno de los retos a superar por los pilotos. En ocasiones, la competición puede durar hasta dos horas, lo que supone un espectacular consumo de combustible de un litro a la hora.

Existe otra variante de las pruebas de economía donde todos los pilotos dan vueltas a un circuito con balizas y a ras del suelo, en búsqueda de la máxima velocidad. En este caso, se mide fundamentalmente la eficiencia del ala y la optimización realizada con la planta motriz: motor y hélice.

En las pruebas de eslalon o de manejabilidad se busca el dominio del Paramotor por parte de los competidores. Para ello, se instala un circuito formado por tubos, normalmente de PVC, de dos metros de altura que el piloto debe tocar o derribar en el menor tiempo posible y en un orden determinado. Esta prueba obliga a volar a baja cota y alta velocidad, donde no se puede perder altura en un giro ya que es tiempo que se pierde. Asimismo, cualquier ráfaga de viento puede provocar una trepada que de nuevo hace perder tiempo al competidor para regresar a los dos metros de altura necesarios para derribar el tubo. Por ello, este tipo de competiciones resulta muy espectacular, ya que la presencia cercana del suelo obliga a realizar maniobras rápidas y precisas. Gana el competidor que obtiene más puntos, adjudicándose un total de 500 puntos por completar correctamente el circuito y otros 500 por hacerlo dentro del tiempo máximo previsto.

Existe también otra variante donde el piloto debe esquivar, sin llegar a tocar, todas las balizas que se pongan en el circuito. Como se puede apreciar, existen tantos tipos de competiciones como límite tenga la imaginación.

Enlaces:

Comunidad Virtual del Parapente www.parapente.net
Revista Virtual de Parapente www.ojovolador.com
Asociación Parapente y Ala Delta británica www.bhpa.co.uk/
Información General www.all-about-paragliding.com
SOL Paragliding www.solparagliders.com.br

Federaciones.
Clubs.
Escuelas.

 

 

 

 
competiciones deportes aereos
Red_Bull_Air_Rece
Bautismo Aéreo
Fuerza aérea española
 
webs_amigas
cookies
x
Uso de Cookies - Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para analisis, contenido personalizado y publicidad. Si continua en esta página web, consideramos que acepta su uso. Más información